Introduccion a Cartagena

Pisar dentro de Cartagena de Indias, la ciudad amurallada, es ser transportado automáticamente a una época llena de ambición y posibilidad. De pronto respiras un aire salado impregnado con coco y pescado frito y no solo das  fuerzas  a tus pulmones sino a tus sueños irrealizados también. Al exhalar, el sonido de un acordeón en la lejanía le hace armonía al deambular de un caballo. Un vendedor ambulante suena como metrónomo de una canción <<Botero, Botero, Botero>> en la que todos somos participes haciéndole los acompañamientos con nuestras conversaciones plurilingües. Te sientes inseguro, y sin saber el porqué.