Suwanne RiverMe encantan los pueblos pequeños.

Habiendo nacido en una gran ciudad y después habiéndome criado en una que era el doble de la anterior, me considero una chica de ciudad. Para mi es irresistible el insomnio, la fama, o el esplendor de una gran ciudad. Vagando por calles tan transitadas que existen patrones de tráfico hasta para caminar por la acera, siento que no soy más que una motita flotando sin rumbo, y me pierdo. Las cornetas de los autos en unísono con el escape de un autobús, conversaciones plurilingües, y una sirena policial en la lejanía, ahogan por completo mis pensamientos, y me pierdo. Admirando, en la anonimidad del día a día, la arquitectura que por ser más vieja y mejor diseñada es más notoria que yo, me pierdo. Conozco bien la ciudad, a ella voy para perderme.

Pero, a veces, toca encontrarse. Y es en esos momentos que precisan lugares serenos y solitarios, libre de distracciones. Sobre todo, porque los pueblecitos pequeños tienden a ser mas acogedores, perdonadores. Independientemente de quien eres o a que evades, te reciben. Es por eso que vez tras vez, los pueblos pequeños me aceptan como soy; sin presunciones y sin condiciones. Es por eso que se ha vuelto casi una costumbre acudir a ellos cuando me siento distraída, desenfocada, y perdida. A ellos recurro para encontrarme.

La siguiente es la lista de los rincones que estoy dispuesta a compartir con ustedes por si se sienten en necesidad de buscar lo que quizás tampoco se les ha perdido:

  1. Live Oak, FL: La ciudad de Live Oak es una mejor amiga para mí. Me conoció hace muchos años, me vio crecer, de ella salí ennoviada y lista para convertirme de niña frívola a mujer casada. En mis peores momentos corría hacia ella para sentirme más cerca de la naturaleza y lejos de mis inseguridades. Cuando en Live Oak recomiendo probar pan fresco hecho al estilo tradicional mejicano de Sandy’s Café and Bakery, hacer una caminata histórica en el Suwannee River Music Park, y tener amigos siempre dispuestos a hacer una fogata en su patio para sentarse a charlar en la noche.
  1. Lake City, FL: Lake City viene siendo como la hermana menor de Live Oak. Es más joven, moderna, y como todas las hermanitas menores más divertida. Cuando mis miedos abruman mi pensar, Lake City esta presta para hacerme sonreírle a la vida. Para muchos, es una simple parada de minutos rumbo a lugares más grandes con menos encanto. Para mí, es el lugar ideal para ser una anónima más. Recomiendo empezar la mañana madrugando para probar los donuts frescos hechos en Ed & Barb’s Cream Donuts. Pero a veces el huir da sueño y el despertar se vuelve una imposibilidad. Entonces, comienza el día con desayuno típico de comedores americanos en Shirley’s Restaurant. Luego, busca un granizado engrandecido en Pelican’s Snoballs, y prosigue a dejar el presente por unas horas y vaga por el pasado hojeando todas las antigüedades en Rowand’s Antique Mall. Yo no puedo resistir buscar postales que tengan al menos seis décadas de existencia y sentir que automáticamente soy transportada a otra época llena de infinidades de otras posibilidades, para sentirme más  ubicada.
  1. High Springs, FL: Es tan pequeña, que si parpadeas entre un semáforo y el otro, puede que no la logres apreciar. Pero existe para demostrar que la belleza es totalmente independiente de la notoriedad. En un rinconcito, dentro de esta región histórica (en la probablemente se robaron la tierra establecieron los ingleses en los 1830s), encontraras Blue Springs State Park. Allí están las aguas de manantiales más cristalinas que jamás he visto. Y con agua que presume de ser tan transparente, te obliga a transparentarte tú y aceptar realidades de las que probablemente estas huyendo.

Si no logras encontrarte en ninguno de estos pueblos minúsculos pero extremadamente significantes, puedes cruzar el puente azul rumbo a Mayo, FL un par de veces o ir a buscar tu juventud en los balnearios de High Springs, FL. Existen muchísimos más huequitos empolvorizados y tildados de ciudades. Estos son los míos, los únicos que estoy dispuesta a compartir. Porque todos sabemos que lo mejor de un escondite, no es el esconderse sino el ser buscado. Y, por mi parte si algún día fuera a esconderme, prefiero ser la única que me sepa encontrar.

Comments (6)

  1. You have the ability to tangle human emotions with your writing.

    1. Thank you Eliot.

  2. Muy interesante. Jamas habia escuchado de estos lugares, pero tu articulo me da ganas de conocerlos.

    1. Valen la pena conocerlos.

  3. […] find a space that’s yours (or more than one). I have written about how I retreat to small towns to find myself every now and then. Those are some of my spaces. Here in Miami, I have a few parks […]

  4. […] Take side stops: Have you ever gone on a trip and passed signs for museums or attractions that you think would be awesome to see in person? Allot time in your travel to make a few stops on the way to your destination. It will not only keep you entertained throughout your trip, but it will also give you a chance to stretch your legs and learn something new. If you read Spanish you can read all about my favorite Florida side stops here. […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *